Español English

L M X J V S D
 
1
7
8
14
15
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
 

Sep 2019

HOY
17
Septiembre
2019
Selecciona un día para ver todas sus actividades programadas

    04/jun/19

    Flor Rodríguez: “Quería mostrar una parte de mis raíces y salir del prototipo que se tiene de Argentina”

    La Sala Mare Nostrum de La Cala del Moral acoge hasta el 21 de junio la exposición `Tilcara, Quebrada de Humahuaca´ de la fotógrafa Flor Rodríguez. Una colección de 17 fotografías que muestran el desarrollo del mercado local de este pueblo argentino.

    Son las 5 y media de la mañana. A más de 2000 metros de altitud al norte de la provincia de Jujuy en Argentina se ubica un pequeño pueblo: Tílcara, en el corazón de la Quebrada de Humahuaca. Las calles comienzan a cobrar vida y los tilcareños se dan cita en el punto de reunión más destacado de este enclave: el mercado. Allí los lugareños venden los productos que con esfuerzo y dedicación han cultivado, o que quizás han criado, ya que en este comercio local se pueden encontrar desde deliciosas y llamativas frutas y hortalizas hasta como pequeñas liebres expuestas sin vida y preparadas para cocinar. Sin embargo, en los últimos cuatro años los tilcareños han recibido la visita de nuevos inquilinos que parecen dispuestos a quedarse: los turistas y hoteles. “Últimamente se ha puesto de moda mientras que yo voy allí desde muy chiquita”, comenta Flor Rodríguez.

    La fotógrafa expone en la Sala Mare Nostrum de La Cala del Moral (Rincón de la Victoria) la muestra «Tilcara, Quebrada de Humahuaca». Una colección de 17 fotografías que realiza un recorrido por los diferentes paisajes de la región y relata la vida de los tilcareños en el mercado, epicentro de la actividad del pueblo. Esta es la segunda parada de esta exposición fotográfica, que permanecerá en la sala rinconera hasta el próximo 21 de junio y que en los próximos meses cruzará el charco hasta Argentina, donde se estrenará por primera vez gracias a una fuerte red cultural interesada en el proyecto.

    El alcalde de Rincón de la Victoria en funciones, Francisco Salado (PP), ha destacado “el interés que despierta esta exposición que nos acerca la cultura de esta región argentina en un edificio emblemático como es la antigua Estación de Ferrocarril convertida en una sala de exposiciones a pie de playa”.

    “Quería mostrar una parte de mis raíces, de mi cultura, de mi infancia, de mis vacaciones, y salir del prototipo que se tiene de Argentina, porque este lugar no tiene nada que ver con lo que es el país en sí”, comenta Flor, fotógrafa afincada en Rincón de la Victoria y proveniente de Salta, un pequeño pueblo de Argentina. A los 17 años ya tuvo clara su vocación de fotógrafa y desde entonces, se dedica a la fotografía social a través de los retratos ya que “a la hora de fotografíar me gusta involucrarme con la gente y tener ese contacto visual”, señala.

    Tal vez su origen humilde en un pequeño pueblo y su personalidad introvertida le permitieron retratar Tílcara en un momento en el que sus habitantes reniegan del objetivo de un cámara ante la llegada masiva de turistas. “Lo que me ha resultado más llamativo, y más recientemente, es que la gente está negada al turismo y a las fotografías, ya que los turistas van y los tratan como objetos con los que solo quieren sacarse fotos”. Sin embargo, Flor se ganó su confianza tomando un mate, comiendo tortilla e incluso comprando alguno de sus productos. Pequeños gestos que le permitieron fotografiar a los protagonistas de su exposición, en su mayoría  personas mayores. “Me fascina hacer retratos a gente de una cierta edad con esas  que te puedan decir o expresar algo de sus vivencias. La alegría y la forma de vivir que tiene esta gente a pesar de todas las carencias que tienen”.

    A pesar del rechazo de los habitantes de Tílcara a la masificación, los lugareños y el sector turístico conviven en armonía, sobre todo en el caso de los jóvenes del lugar, que han creado sus propias empresas hoteleras. “Se trata de una ayuda fantástica. La gente joven va creciendo con la evolución del pueblo y del turismo, pero las personas mayores siguen viviendo su vida de manera normal con su pequeño puesto en el mercado”.

    Después de una década viviendo en Rincón de la Victoria, Flor Rodríguez confiesa que se siente feliz, sobre todo después de exponer por primera vez en el que ya es su hogar. “Que me hayan dado la oportunidad de mostrar una parte de mi país aquí es un orgullo, sobre todo una parte que no se conoce y que, a pesar de estar dentro de los lugares turísticos más solicitados, la gente se sorprende al ver ese tipo de retratos porque no tienen nada que ver con lo que comúnmente se conoce por una persona argentina”, confiesa la fotógrafa. De hecho, Flor reconoce que la reflexión sobre el estereotipo argentino nació de los propios visitantes de la exposición. “Todos decían que parecían peruanos o bolivianos y les pareció muy especial conocer todo esto”.

    El concejal de Cultura en funciones, Antonio José Martín (PP), ha lanzado una invitación a los vecinos para disfrutar de esta muestra que estará abierta al público hasta el 21 de junio en la Sala Mare Nostrum de La Cala del Moral (Rincón de la Victoria).

    Las visitas se podrán realizar hasta el 14 de junio, de martes a sábados en horario de 10:30 a 13:30 horas y 17:00 a 20:00 horas y domingos de 10:30 a 11:30 horas. A partir del 15 de junio de martes a sábados de 11:30 a 13:00 horas y 18:30 a 22:00 horas, y domingos de 11:30 a 13:00 horas. Lunes y festivos cerrados.

    Imágenes relacionadas